Regálate un respiro del COVID-19

En Coronavirus, General - Por Psic. Patricia Chong Alanis

Ya no más… del Coronavirus, siento que ya mi cabeza va a estallar. En todas mis redes sociales está el tema.  Amigos, familia, sociedad, solo hablan de lo mismo. No sé si esto ya te ha pasado, si te has dicho “ya es demasiado”.  Cuando pasa esto es el momento de darse un respiro, de hacer un alto en el camino. Te has saturado de información.

La saturación de información es cuando se experimenta una sobre exposición a un tema que genera estrés, que es difícil de procesar, que, de alguna manera, te implica, pero que no depende, del todo de ti resolverlo. La constante exposición a la información puede llegar a generar un estado de alteración en el sistema nervioso y por ende afectar tu forma de pensar, sentir y actuar. Para saber que estás saturado te invito a revisar la siguiente lista de síntomas, analízalos e identifica si estás experimentando alguno de ellos:

  • Alteración en el estado de ánimo

Se experimentan cambios que van desde tristeza, enojo, intranquilidad, desesperación, hasta la baja tolerancia a la frustración con causa o a veces sin un motivo aparente que genere dicho estado, pero la reacción es inesperada o exagerada a como sueles reaccionar comúnmente.

  • Obsesión por el tema

Entre más información recibes, más investigas, preguntas a quienes consideras expertos en el tema, comentas del tema o te provoca estar hablando, enviando mensajes o participar en chats sobre el tema, también estás al pendiente todos los días de las noticias y de los últimos comunicados acerca del tema en cuestión.

  • “Todo el tiempo pienso en lo mismo”

Independientemente de lo que estés haciendo, ya sea que estés descansando, trabajando, realizando las actividades diarias y en tus desplazamientos, siempre terminas pensando en lo mismo y cada cosa que escuchas o ves te lleva a pensar en el tema.

  • Miedo

El miedo es una reacción hasta cierto punto normal de los seres humanos. Es una respuesta que se presenta ante un evento que se percibe amenazante ya real o no, (el Coronavirus es un evento estresor real). Si este temor se hace más crónico, es decir, se mantiene por un largo periodo, termina por afectar el pensar, sentir y actuar de las personas.

  • Sentimientos de impotencia

Esto se manifiesta cuando quienes deberían tomar decisiones no las toman como deberían. Te percibes o te has llegado a sentir manipulado por la situación, el hacer cambios en tus planes te frustra al punto de decir “mejor no hago nada”, y terminas por no hacer nada bajo un sentimiento de frustración de poca o nula tolerancia al cambio.

  • Sentido de pérdida de la esperanza

Este síntoma aparece cuando ves lo que está pasando en el mundo y sientes que te asaltan sentimientos de desesperanza, has llegado a pensar que “esto no tendrá fin”, que “cuando termine, habrá otros problemas más complicados”, que de “ésta no nos levantamos”. Continuamente te descubres con pensamientos catastróficos sobre el presente y el futuro.

  • Cansancio mental

De tanto pensar te has llegado a decir “me siento agotado”, en las noches se dificulta dormir o la verdad prefieres estar dormido lo más que se pueda para que se pase rápido todo esto y no pensar, haces cosas simples para matar el tiempo, como ver televisión sin verla, comer, platicar con tu familia, dormir, despertar, ir al trabajo, y volver a empezar; te sientes en un círculo vicioso de hacer lo mismo todos los días.

 

Si descubres que cuentas con al menos tres de estos síntomas por más de dos semanas es momento de que te des un respiro, que te digas alto. Ya no más. Definitivamente te has saturado. Es momento de hacer algo para que salgas de la saturación de información y te adaptes a las circunstancias que en el aquí y ahora nos está tocando vivir a casi todos los habitantes del mundo.

A continuación, comparto contigo una serie de recomendaciones que te pueden servir para salir del estado de saturación, además de ayudarte a sacar un aprendizaje de todo esto. Recuerda que toda crisis trae consigo un momento de duelo y otro de aprendizaje.

  • Es urgente que disminuyas la exposición a la información o si lo crees necesario puedes dejar de leer, por un tiempo, noticias, memes, correos, Whatsapp, etc.. que puedan referir al tema de covid-19.
  • Determina el tiempo y las fuentes para estar informado, solo unos cuantos minutos es suficiente, estar revisando todos los días las cifras de cuantos casos de contagio hay en el país, en el mundo no creo que te de tranquilidad. Es importante que optes por fuentes confiables, en situaciones de catástrofes como terremotos, sunamis, pandemias, etc. Las noticias amarillistas circulan a gran velocidad, generan angustia, enojo, discusiones políticas, afectan la toma de decisiones que pueden llegar a afectar la salud, física y emocional.
  • Sigue las recomendaciones de las autoridades sin angustiarte, identifica cuales son las recomendaciones de las autoridades de salud, los cuidados para salir y regresar a casa, en tu trabajo, en las tiendas de conveniencia, etc.
  • Evita tener la televisión y las redes sociales encendidas todo el tiempo. Estar pegado a ellas puede, además de generar angustia, llevarte a perder un precioso tiempo de convivencia con los que están viviendo contigo en este momento, o de realizar actividades.
  • Comenta con familia y amigos que es conveniente para ti y también para ellos hablar de otras cosas, hay más temas en el tintero y si descubres que no los tienes es probable que te has centrado en un mismo tema.
  • Busca tutoriales de algo que te interese, te relaje o entretenga. Hoy en día hay muchas cosas que se pueden hacer, desde aprender a dibujar, cocinar, escribir,
  • Cultiva pensamientos positivos que te ayuden a recuperar la esperanza. Lo que ves y escuchas serán lo que alimentará a tu cerebro, por ello leer un libro, ver alguna serie o película de esa que llamamos inspiradoras es una excelente opción para generar pensamientos positivos, elige con quien conversar en estos tiempos, busca a aquellas personas que te arranquen una sonrisa en momentos difíciles.
  • Socializa con familia, amigos usando los medios electrónicos como llamadas o videollamada. Evita mantenerte día tras día sin comunicación con los demás ya sea porque estás en casa o porque tienes mucho trabajo, es necesario que te des un respiro, hagas contacto con tu cotidianidad, tu familia y amigos siempre pueden apoyar.

 

Es importante que te pongas atención, el poder del pensamiento puede mantenerte en un estado de intranquilidad y ansiedad constante. En estos momentos mantenerse en calma y buscar la salud mental es esencial. Tener miedo provoca que tu sistema inmunológico se afecte, repercute en las relaciones con los demás, en tu toma de decisiones y en las tareas del día a día.

Quizás me dirás que estás todo el tiempo expuesto al tema porque trabajas o te relacionas con personas potencialmente infectadas por COVID-19, sin embargo, es necesario cambiar el chip y ajustarnos a esta contingencia sanitaria mundial. Pienso que en estos momentos ya sabes lo suficiente acerca del tema, lo esperado es que te encuentres aprendiendo a vivir bajo estos escenarios nuevos, además de prepárate para las siguientes fases de crecimiento tanto personal, como social.

Si después de intentar hacer ajustes sientes que no consigues dejar de sentirte saturado, te recomiendo que busques la ayuda de un profesionista de la salud emocional, él te escuchará y te podrá acompañar a pasar a las siguientes fases del proceso en la crisis. Recuerda esto es solo una tormenta, después vendrá la calma, no se quedará para siempre.

Queremos verte en salud cuando la pandemia termine, así que cuida de ti y de los demás buscando el balance emocional.

Psic. Patricia Chong Alanis

patricia.chong@christus.mx

Suscríbete

Suscríbete