Miopía, ¿qué es y cómo tratarla?

Por: Dr. Miguel Ángel Mozas Valenzuela
Cédula profesional 272712, Cédula especialidad 4110580

En los últimos años, la miopía se ha convertido en un problema de salud pública a nivel mundial debido al rápido aumento en el número de personas con miopía y las altas miopías. En la mayoría de los casos, la miopía se debe a que el globo ocular es más grande que el poder refractivo de la córnea y el cristalino y, por tanto, el punto focal queda por delante de la retina originando una imagen borrosa.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Sin lentes que corrijan su error refractivo, una persona con miopía ve mal los objetos que están lejos, borrosos o con falta de definición, sin embargo, aún con más de 40 años, sí puede ver bien los objetos cercanos.

A mayor graduación de miopía, más corta será la distancia de visión nítida del ojo. Por ejemplo, una persona con miopía de -1.00 dioptrías verá de manera clara a 1 m de distancia, mientras que alguien con  -5.00 dioptrías sólo ve claramente a 20 cm de distancia.

¿Cuáles son las consecuencias de no atender nuestra miopía?

La miopía es una enfermedad progresiva, es decir, puede ir aumentando con el tiempo, sobre todo durante la infancia. A medida que hay un desarrollo en el niño, su ojo también crece y se modifica su graduación aumentando la miopía.  Si la miopía no se atiende a tiempo puede repercutir en el desarrollo intelectual y del niño, por lo que es muy importante realizar revisiones periódicas por parte de un oftalmólogo.

En los adultos, la miopía puede ocasionar falta de seguridad en la conducción al no ver bien a lo lejos o en otras actividades que requieran de buena visión lejana.

Los principales síntomas que puede causar la miopía son:

  • Visión borrosa a cierta distancia
  • Fatiga visual
  • Dolor de cabeza
  • Entornar los ojos para ver objetos lejanos

También puedes leer: ¿Cómo cuidar nuestra visión? 


¿La miopía puede erradicarse? ¿Cómo? 

La miopía se puede corregir de distintas maneras, las opciones más conocidas son:

  • Lentes de armazón o anteojos.

Es la manera más simple para corregir la miopía. Tu oftalmólogo determinará la prescripción adecuada para tus lentes y darte una mejor visión posible.

  • Lentes de contacto

Al estar en contacto con la superficie ocular, en determinados pacientes, ofrecen un campo visual más amplio y una visión más clara. Si se adaptan por un profesional, son una opción segura y eficaz para la miopía.

  • Cirugía refractiva

Existen distintos procedimientos quirúrgicos para eliminar o minimizar la miopía. Entre los más conocidos en la actualidad son los tratamientos láser mediante LASIK o los Trans-PRK, ambos métodos ofrecen excelentes resultados en la mayoría de los pacientes con miopía. No obstante, es necesaria una valoración por un especialista quien determinará cuales son las mejores alternativas para cada paciente.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios