Importancia de un examen oftalmológico dentro de un examen de Check Up

Por: Julio César Díaz Cruz
Cirujano Oftalmólogo, con alta especialidad en Oculoplástica de CHRISTUS MUGUERZA Hospital Conchita.

La idea de estas evaluaciones médicas a nivel sistémico y que impactan también a nivel visual, es que con ellas podemos encontrar lo que es la diabetes mellitus tipo 1 y tipo 2. Estas enfermedades tienen una afectación importante a nivel sistémico, y la ventaja de un examen oftalmológico es que si el paciente no sabe que cuenta con ella, podemos hacer una detección temprana por las características, signos o clínica que se detectan en el mismo, y que pueden afectar a la salud visual del paciente.

La detección oportuna es una pieza clave en cualquier enfermedad. Hay varios estadíos dentro de la retinopatía diabética. A través de la detección temprana podemos estadificar el grado de enfermedad o impacto que tiene en la salud visual, programando de manera periódica algunas evaluaciones para darle un seguimiento adecuado ya sea por la diabetes tipo 1, tipo 2, o por la presión arterial sistémica, que también tiene un impacto profundo en la salud visual.

La Oculoplástica es una rama de la oftalmología que se dedica a atender, diagnosticar y en su momento realizar cirugías para la corrección de problemas palpebrales de vías lagrimales y órbitas. Esta especialidad atiende a pacientes desde la edad pediátrica hasta adultos. En pacientes pediátricos, generalmente se atienden problemas de Latosis Congénita, que es una afectación de nacimiento en la musculatura de sus párpados (incapacidad para elevarlos). Su impacto es el desarrollo visual, pues si no se detectan a tiempo y si no se lleva a cabo un tratamiento adecuado o una rehabilitación médico-quirúrgica en estos pacientes, la afectación visual tendrá una gran repercusión.

Generalmente los pacientes no suelen realizarse exámenes oftalmológicos a excepción de cuando tienen algún problema visual, sin embargo, existen ciertas reglas avaladas por la Academia Americana de Oftalmología, explicando lo siguiente:

  • Para las personas sin síntomas, sin riesgos de enfermedades sistémicas y sin historial familiar de problemas visuales, se recomienda un examen por lo menos a los 40 años de edad para la detección temprana, seguimiento y/o tratamiento de una afectación.
  • Cuando ya se tienen síntomas visuales y hay una historia familiar que de peso a que el paciente busque apoyo, o cuando el paciente ya ha sido diagnosticado con alguna enfermedad como diabetes tipo 1 o tipo 2, recomienda hacer un diagnóstico de base para conocer el estado general de su salud visual y periódicamente ir programando evaluaciones.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes