¿Te suena la frase “me duele la ciática”?

administrador
Por: CHRISTUS MUGUERZA
Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

Esta frase es muy común, pues el concepto de ciática se refiere a dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo en la pierna y es causada por lesión o presión sobre el nervio ciático. La ciática es un síntoma de otro problema médico, no una enfermedad por sí sola.

Causas

La ciática ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático. Este nervio comienza en la región lumbar y baja por la parte posterior de cada pierna, controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y región inferior de la pierna. Proporciona sensibilidad a la parte posterior del muslo, parte de la región inferior de la pierna y a la planta del pie.

Síntomas

El dolor ciático ocurre más frecuentemente en un costado del cuerpo, y puede variar ampliamente: puede sentirse como un hormigueo leve, dolor sordo o una sensación de ardor. En algunos casos, el dolor es tan intenso que imposibilita el movimiento de la persona. A veces se presenta un dolor agudo en una parte de la pierna o la cadera y entumecimiento en otras partes, que también se pueden sentir en la parte posterior de la pantorrilla o en la planta del pie. La pierna afectada puede sentirse débil.

El dolor ciático a menudo comienza de manera lenta y puede empeorar por distintas razones:

  • Después de pararse o sentarse.
  • En las noches.
  • Al estornudar, toser o reír.
  • Al doblarse hacia atrás o caminar.

Tratamiento

Debido a que la ciática es un síntoma de otra afección, la causa subyacente debe identificarse y tratarse. En algunos casos no se requiere ningún tratamiento y la recuperación ocurre por sí sola. El tratamiento farmacológico es mejor en muchos casos.

Medidas para cuidar de la espalda en la casa:

  • El reposo en cama no se recomienda.
  • Reduzca su actividad durante los primeros dos días. Luego, lentamente empiece sus actividades usuales.
  • Evite levantar cosas pesadas o torcer su espalda durante las primeras 6 semanas después de que el dolor empieza.
  • Comience a hacer ejercicio de nuevo después de 2 a 3 semanas. Incluya ejercicios para fortalecer su abdomen y mejorar la flexibilidad de su columna vertebral.

Recuerda que ante cualquier problema continuo de dolor es importante acudir con tu médico para recibir una valoración. No olvides compartir esta información con todos los que quieres para que juntos cuidemos nuestra Salud.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios