Recomendaciones para reducir el daño por efectos secundarios a causa de la radioterapia

Por: Dr. René Benavides García
Oncólogo en CHRISTUS MUGUERZA Hospital Del Parque

Cuando se inicia un tratamiento con radiación para eliminar el cáncer los órganos sanos también son radiados lo cual desencadena una serie de efectos secundarios en el organismo. Los efectos secundarios variarán de acuerdo al tipo de cáncer que se padezca y a su grado de complejidad.

Aunque algunos de los efectos secundarios pueden perdurar por meses e incluso años después de haber terminado el tratamiento, es importante terminar el tratamiento y para ello, hoy te compartimos la siguiente información:

Recomendaciones para pacientes con cáncer de mama

En el tratamiento del cáncer de mama con radiación existe la posibilidad de que los órganos circundantes que se encuentran sanos, como la piel, costillas, el pulmón, el corazón, el esófago y la faringe reciban una parte de la dosis y presentar efectos secundarios, tales como:

  • Cansancio o falta de energía.
  • Irritación y quemadura de la piel, pudiendo ser severa en algunos casos.
  • Molestias al tragar los alimentos.
  • Sensación de irritación en garganta.
  • Sensación de “punzadas” molestas en el sitio de la radiación.
  • Inflamación del brazo del lado afectado.
  • En menos de un 5% de las personas se puede presentar tos seca y falta de aire (neumonitis por radiación) desde las primeras 3 semanas del tratamiento hasta meses después de concluido.
  • En menos de un 5% de las personas se puede presentar angina de pecho o infartos cardiacos por obstrucción de las arterias del corazón secundarias a radiación recibida, aproximadamente en un lapso de 10 a 15 años después de haber recibido el tratamiento.

Para minimizar el daño por efectos secundarios se recomienda:

  • Evitar la exposición de la piel tratada al sol o a fuentes de calor.
  • Acudir a recibir el tratamiento sin cremas o aceites sobre la piel radiada.
  • No rasurar ni usar desodorante en la axila del lado afectado.
  • Procurar el uso de ropa limpia de algodón y holgada.
  • Evitar el uso de sujetador.

Consejos para pacientes con tumores en la pelvis

Durante el tratamiento con radiación es probable que varios órganos sanos como la vejiga, el recto, la piel, intestino grueso y delgado también radiación.

Los posibles efectos secundarios que se pueden presentar a partir de los primeros días del tratamiento y hasta dos o tres semanas después son:

  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Dolor cólico abdominal.
  • Irritación y ardor en piel (quemaduras) principalmente en pacientes con sobrepeso y con frecuencia en regiones de pliegues de la piel como en las ingles o la parte inferior del abdomen justo por encima del pubis.
  • Molestia o hasta sangrado al orinar y al defecar.
  • Ardor en el ano.
  • Aumento en la frecuencia de orinar por el día o por la noche.
  • Sensación de cansancio o falta de energía y disminución del apetito.

Con el fin de minimizar la aparición de estos efectos secundarios es recomendable:

  • Tomar dos o dos y medio litros de agua al día.
  • Cuidarse de fuentes de calor como estufa, sol o plancha cerca de la piel radiada.
  • Utilizar ropa interior de algodón limpia y no muy justa.
  • No recibir las radiaciones con cremas o aceites sobre la piel tratada.

Es importante llevar una dieta estricta desde el primer día de las radiaciones hasta un mes después de terminarlas:

  • Evitar el picante.
  • Evitar los lácteos (leche, queso, mantequilla, natas, yogurt).
  • Evitar las grasas (carne de cerdo, pozole, menudo, moles, frijoles refritos, barbacoa, etc.) y los condimentos.
  • No consumir bebidas alcohólicas ni frutas laxantes (naranja, toronja, limón, lima, piña, guayaba, ciruela, ciruela-pasa, papaya; ya sea enteras o en jugo).
  • Comer abundante fibra para ayudar al sistema digestivo.

Pacientes con tumores en cara y cuello

Durante el tratamiento de tumores en cara y cuello con radiación, la piel, los labios, la nariz, la mucosa de la boca y garganta, los dientes, las glándulas salivales, el esófago, la tiroides, la laringe, la médula espinal, también pueden dañarse.

A consecuencia de esto, los efectos secundarios que se pueden presentar a partir de los primeros días del tratamiento y hasta cuatro o seis semanas después de terminarlo son:

  • Cansancio
  • Pérdida de apetito
  • Quemadura en la piel de grado variable con descamación y cambio de color de la misma
  • Caída del vello facial o cabello de la nuca
  • Úlceras dolorosas en la mucosa de boca y garganta
  • Dolor al tragar los alimentos o líquidos
  • Disminución o pérdida del sabor de los alimentos
  • Boca seca con saliva muy espesa
  • Náuseas, vómito y ronquera.

Para evitar el daño a causa de los efectos secundarios es recomendable:

  • Hacer enjuagues con agua y bicarbonato de tres a cuatro veces al día.
  • Tomar agua constantemente.
  • Evitar alimentos ácidos, duros, muy calientes o muy fríos.
  • Evitar el alcohol.
  • No rasurarse.
  • No usar playeras, camisas o blusas de cuello ajustado.
  • Evitar exposición prolongada al sol.
  • Evitar acudir al tratamiento con cremas o aceites en la piel que recibirá la radiación.

Además, antes de iniciar radiaciones en la boca es importante acudir con un dentista para ver si es necesario que se retire alguna pieza dental o atender alguna carie, o bien cubrir los dientes con flúor para evitar caries por la radiación. Una vez radiada la boca, no podrán realizarse cirugías dentales sino hasta un año después del tratamiento.

Vencer el cáncer no es fácil, sin embargo, con disciplina puedes hacer frente a los efectos secundarios y terminar tu tratamiento de manera satisfactoria.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios