Parto natural o cesárea, ¿qué elegir?

Por: Dr. Héctor G. Triana Saldaña
Ginecología y Obstetricia - Medicina Perinatal en CHRISTUS MUGUERZA Hospital Sur

Probablemente ningún procedimiento médico ha causado tanta controversia en la historia de la medicina como la operación cesárea. Frecuentemente, el dilema de que es mejor para el nacimiento de un niño, si parto o cesárea, se vuelve motivo de debate no sólo en los grupos médicos, sino también en medios de comunicación y público general, dando por resultando, frecuentemente, conclusiones confusas o decididamente unilaterales, sin embargo, si revisamos la evolución de la obstetricia, podremos entender con mayor facilidad el lugar que ocupa cada procedimiento en la medicina actual.

En primer lugar es bueno saber que la cesárea apareció inicialmente como un procedimiento heroico, cuyo único objetivo era tratar de salvar la vida del niño cuando la madre moría durante el trabajo de parto. Los primeros reportes científicos sobre cesárea que lograban una madre viva no aparecieron hasta fines del siglo XIX, cuando se utilizaron por primera vez suturas de plata para cerrar las heridas quirúrgicas. A partir de entonces y durante todo el siglo pasado, el pronóstico materno mejoró progresivamente con el descubrimiento de los antibióticos, la anestesia y la aparición de nuevos materiales de sutura, hasta llegar a una mortalidad materna del sólo 0.02 por ciento, es decir, uno por cada 5 mil procedimientos, en 1990.

Durante los últimos años la frecuencia con que se practica la cesárea ha aumentado de un 5 por ciento en 1960 a un 37 por ciento en el 2005 en los Estados Unidos de América, y estas cifras seguramente son mayores en México.

Definir con exactitud los motivos de este aumento no es posible, pero en general se pueden mencionar las siguientes causas:

  • Las mujeres desean tener menos hijos, lo que ha aumentado el número de “nulíparas” (mujeres que van a tener trabajo de parto por primera vez) y por lo tanto tienen mayor riesgo de terminar en cesárea que una mujer con partos previos.
  • El aumento de la edad materna promedio eleva la incidencia de “madres añosas”, en las cuales es mayor la necesidad de cesárea.
  • El uso de vigilancia fetal por medios electrónicos, se asocia a una mayor incidencia de cesárea debido a la frecuencia en que aparecen resultados dudosos o no alentadores.
  • El abandono de las técnicas para atender los partos pélvicos (cuando no vienen de cabeza) y la aplicación de fórceps altos debido a la posibilidad de lesiones en el producto.
  • El uso de las nuevas técnicas de diagnóstico prenatal detecta oportunamente enfermedades prenatales que afectan a la madre o al bebé, obligando a la interrupción del embarazo en forma prematura y aumentando así la posibilidad de terminar en cesárea.
  • El aumento de la obesidad materna.
  • El temor a las demandas médico – legales ha influido, con frecuencia, en que se actúe antes de tiempo practicando la cesárea.
  • El temor de algunas pacientes al dolor y a sufrir lesiones del piso pélvico durante el trabajo de parto.

Si observamos la historia de la asistencia médica materno-fetal podemos ver claramente que la cesárea es un procedimiento diseñado para resolver las complicaciones del parto, y que debido a que ha demostrado tener una incidencia cada vez menor de complicaciones tiende a utilizarse con mayor frecuencia, sin embargo, nunca debe olvidarse que es un procedimiento quirúrgico mayor que limita el número de embarazos posteriores y que tiene posibilidad de complicaciones mayores; por lo tanto no debe compararse nunca con los resultados de un parto normal.

En resumen, en la actualidad no se justifica practicar una cesárea sólo por el temor al dolor o la incomodidad del trabajo de parto, aunque debemos de saber que la cesárea constituye una excelente herramienta para resolver complicaciones del parto para proteger a la madre y al niño.

Recuerda que durante el embarazo es importante acudir periódicamente con tu médico y  llevar un control del desarrollo de tu bebé, de esta manera protegerás su Salud y llevarás tu embarazo a feliz término.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios