¡Olvídate del sedentarismo! El ejercicio es lo de hoy

Por: Staff
Comprometidos con la Salud y el bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

Si eres de los que cuando les sugieren realizar actividad física contesta ‘no tengo tiempo’, ‘no tengo ganas’, ‘estoy cansado’ o ‘no tengo dónde’, formas parte del sector de la población denominada sedentaria.

El sedentarismo físico es la falta de ejercicio en la vida cotidiana de una persona. Es muy común en la vida moderna urbana, ya que las sociedades se desarrollan con alta tecnología que muchas veces facilita el evitar esfuerzos físicos mayores.

Las consecuencias de este tipo de vida son variadas:

Ser propenso a la obesidad

Las grasas que se ingieren durante las comidas, al no ser utilizadas, se acumulan en el cuerpo. Clic para tuitear

Debilitamiento de huesos y músculos

La nula actividad física debilita los tejidos, y provoca que pierdan fuerza. Clic para tuitear

Cansancio inmediato ante cualquier actividad que requiera esfuerzo (subir escaleras, caminar, levantar objetos o correr).

Colesterol alto: las arterias y venas se convierten en almacenes de grasas que no han sido utilizada. Esto puede desembocar también en problemas cardiacos.

Propensión a desgarres musculares: ya que los tejidos no son lo suficientemente fuertes, se es propenso a tener lesiones graves.

Debilitar la mente: El cansancio y el estrés que se eliminan gracias al ejercicio permanecen en las personas que no realizan ningún tipo de actividad física.

Es por esto que es recomendable realizar ejercicio, y si llevas una vida sedentaria el mejor día para iniciar es hoy. ¡Por supuesto que no es recomendable correr un maratón al primer mes! Empezar con el ejercicio paulatinamente puede ayudarnos a estimular los músculos para evitar lesiones y dolores físicos excesivos.

Una actividad común como caminar es un excelente comienzo. Clic para tuitear

Puedes iniciar con paseos de veinte minutos aumentando el tiempo conforme pasen los días, y verás que, en menos de lo que pienses, ya realizarás paseos de una hora. Puedes incluir pequeños descansos al inicio para que tu cuerpo comience a acostumbrarse al cambio. Después de esto empieza a utilizar más las escaleras y olvídate algunos días del ascensor.

Una vez que ya hayas creado estos nuevos hábitos en tu vida estarás preparado para realizar actividad física más exigente: saltar la cuerda, andar en bicicleta, bailar, etcétera. Todo aquello que implique movimiento puede ser una excelente opción para salir del sedentarismo. Recuerda que es importante consultar con tu médico antes de realizar cualquier tipo de ejercicio, con más razón si tu cuerpo no está acostumbrado a él.

¿Te has encontrado en una situación similar? ¡Compártenos tu experiencia en los comentarios!

Si conoces a alguien que lleve este estilo de vida, ¡invítalo a realizar ejercicio contigo! Comparte esta información con los que más quieres, y recuerda siempre que lo más importante es tu Salud.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios