Obesidad y cómo alimentarnos correctamente

Por: Dra. Emma Verónica Macías Guerra
Nutrición Clínica y Obesidad Bariátrica

Darle a nuestro organismo los nutrientes que necesita para su funcionamiento es el principal elemento que ayuda a evitar la obesidad y el sobrepeso.

Un estilo de vida no saludable es causa de graves repercusiones en la calidad y expectativa de vida de nuestra población.

La obesidad y el sobrepeso son los principales problemas de salud pública en América Latina y México. Éstos son provocados por los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo y la falta de acceso a alimentos nutritivos.

Nuestro país ocupa el primer lugar mundial con obesidad y sobrepeso infantil (35% de los niños y adolescentes de México) y el segundo en adultos (73%); lo cual significa que 60.6 millones de personas padecen esta enfermedad (52% de los mexicanos).

Existen evidencias clínicas y estudios epidemiológicos que demuestran que el aumento de peso está relacionado con:

  • Aumento en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.
  • Mayor incidencia de diabetes mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Dislipidemias (condiciones patológicas que alteran el metabolismo de los lípidos)
  • Trastornos óseos y musculares.

Los factores psicosociales, genéticos, metabólicos, endocrinos y nutricionales de cada paciente, dan por resultado la pérdida de la calidad de vida, por lo que la obesidad se ha convertido en la principal causa de muerte en México y de incapacidades laborales, al generar el 25% de ellas.

Por todas estas razones, nuestro objetivo es encontrar una solución al sobrepeso y a la obesidad, buscando un tratamiento médico integral personalizado el cual garantice el cuidado de la salud, prevenga enfermedades asociadas y no sólo adelgazar al paciente, ni asumir que el sobrepeso depende de la falta de voluntad de las personas.

¿Cuál es la diferencia entre comer y nutrición?

Comer es sólo saciar el hambre, mientras que la nutrición nos ayuda a prevenir enfermedades y mantener nuestra salud, hace que el cuerpo funcione correctamente.

Si estamos bien nutridos, nuestro cuerpo rinde al máximo, lo cual trae como resultado:

  • Prevención de enfermedades crónicas degenerativas
  • Control en la ansiedad por comer
  • Corrige el funcionamiento del aparato digestivo, evitando gastritis, colitis, estreñimiento, entre otros padecimientos
  • Mejor descanso
  • Incremento en la energía
  • Facilidad de aprendizaje
  • Peso y grasa corporal adecuados

No es fácil cambiar hábitos alimentarios, ya que implica alterar costumbres que se han ido adquiriendo al paso de los años, sin embargo, este cambio se puede lograr cuando se es consciente y se reconoce la necesidad de hábitos alimenticios saludables. Así, cuando vean nuestro cambio y nos pregunten, ya no contestaríamos “estoy a dieta’’, sino diríamos ‘‘este es mi nuevo estilo de vida’’.

¿Cómo mejorar nuestra Nutrición?

Horarios

  • Tener cinco tiempos de alimentos a lo largo del día, antes de cuatro horas, esto con la intención de un mejor control metabólico y evitar llegar con hambre al siguiente alimento.

Calidad y balance

  • Llevar una alimentación en la que se combinen de manera adecuada los diferentes grupos de alimentos, esto nos permitirá garantizar la ingesta de los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Cantidad

  • El abuso en el consumo de carbohidratos y grasas son dos de los principales factores determinantes en el sobrepeso y obesidad. Es necesario moderar principalmente azúcares refinados y grasas saturadas.

Inclusión familiar

  • Los problemas de salud suelen tener origen en el núcleo familiar y en el entorno social en el que nos desarrollamos, por lo tanto es importante compartir nuestros buenos hábitos de alimentación con los integrantes de nuestra familia, esto hará más sencillo adoptar los cambios beneficiando la salud de todos los miembros.

Actividad física

  • Recuerda que es mejor la constancia que la intensidad, se ha demostrado la estrecha relación que existe entre una buena alimentación y el desarrollo de actividad física regular.

 

La sinergia entre alimentación saludable y actividad física puede ser mejor que un medicamento, debido a que ayuda a mantener nuestro cuerpo en mejores condiciones para favorecer la pérdida de peso corporal.

La asesoría de un profesional de la salud debe ser siempre el primer paso, sin importar si nuestro objetivo es cambiar nuestra alimentación para perder peso, controlar alguna enfermedad o prevenir futuros padecimientos, ya que sólo un experto puede determinar las características necesarias que nuestra alimentación debe cumplir.

 

También puedes leer: 5 cosas que no sabías sobre la alimentación y el ejercicio

 

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios