Los adolescentes, el internet y el suicidio (La Ballena Azul y 13 Reasons Why)

Por: Maria Rosa Cantú Sáenz
Psicóloga en CHRISTUS MUGUERZA Hospital Sur

Resulta admirable que en una época donde la tecnología sirva tanto al hombre, pueda al mismo tiempo, servir para hacerse daño. 

En fechas recientes, se ha hecho viral en redes sociales un juego llamado “La Ballena Azul” que consiste en una serie de 50 desafíos que van aumentando su peligrosidad, desde ver películas de terror, hasta arrojarse desde lo alto de un edificio.  Pero ¿quién podría pensar en un juego como este que puede llegar a terminar con la vida de alguien? ¿Quién está dispuesto a participar? ¿Por qué?

Dicho juego tiene su origen en Rusia, país con una de las mayores tasas de suicidio adolescente del mundo. Diversos estudios indican que el nivel de depresión, ansiedad y agresión es hasta cuatro veces mayor entre los adolescentes en Rusia, en comparación con otros países europeos.

Estos hechos nos generan muchas preguntas, no sólo a nivel familiar sino a nivel social. ¿Qué factores culturales de nuestro entorno afectan a los adolescentes para llevar a cabo este tipo de conductas?

San Juan Pablo II acuñó el término de “la cultura de la muerte”, y de acuerdo al profesor Michael Kearl del departamento de Sociología y de Antropología de la Universidad Trinity de San Antonio, las consecuencias de la “cultura de la muerte” pueden verse en los altos índices actuales de depresión, angustia, drogadicción, aborto, conductas autodestructivas, suicidio y masacres.


Vemos cómo el mundo del entretenimiento explota el tema de la muerte. Clic para tuitear


En su libro “The Deathmatch Manifiesto”, Robert Waring, analiza la popularidad que han alcanzado entre los adolescentes los videojuegos de combate a muerte en realidad virtual.  Tales juegos no educan, al contrario, dan cátedra de cómo matar. Tener un contrincante y tratar de demostrar su valía es una experiencia muy intensa a la cual es muy fácil aficionarse.

 


La vida de los adolescentes está conectada al Internet y se desarrolla cada vez más en un ámbito… Clic para tuitear


Además de las redes sociales y los videojuegos, los adolescentes consumen televisión. En recientes semanas ha sido un tema de debate público la serie “13 Reasons Why” (“13 Razones Porqué”), que habla sobre las razones que llevaron a una adolescente a quitarse la vida.  La serie de 13 capítulos ha sido un fenómeno en redes sociales.

Al margen de la polémica de si la serie rinde o no un culto al suicidio y a la venganza, ha mostrado a los adolescentes una cuestión que les afecta directamente y que muchos no habían visto de frente. El bullying, y sus consecuencias, incluido el suicido. Ayuda a saber la importancia de comunicar el malestar que se vive para ser ayudados.

Es preocupante conocer las cifras. Hoy en día el suicidio es la tercera causa de muerte en niños entre 10 y 14 años en los países desarrollados. Según el estudio publicado en la revista Pediatrics, el suicidio es la segunda causa de muerte entre los adolescentes sólo después de los accidentes, superando al homicidio por primera vez.

De acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el origen de esos factores varía según cada caso, pero el uso de Internet por más de cinco horas al día ha sido relacionado con la depresión y los pensamientos suicidas. La mayoría de los suicidios adolescentes parecen estar vinculados a problemas de alcoholismo de los padres, abuso o conflictos familiares.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo? 

  • Un desequilibrio en los neurotransmisores (factores neurobiológicos).
  • Trastornos psiquiátricos (psicopatológicos).
  • Pobres habilidades para resolver problemas (cognitivos).
  • Violaciones sexuales (experiencias vitales traumáticas).

La depresión es el cuadro clínico más relacionado a comportamientos suicidas, especialmente en la infancia y la adolescencia. La desesperanza, la baja autoestima y pocas razones para vivir explican las ideas de poner fin a la vida.

¿Por qué la adolescencia es una etapa vulnerable? 

La adolescencia es una etapa de la vida crítica y vulnerable porque es un periodo de profundos cambios físicos y psicológicos que requieren de tiempo y acompañamiento adecuado para madurar.

Los adolescentes que permanecen solos, sin una supervisión adulta, están dos veces más en riesgo… Clic para tuitear

El suicidio es un acontecimiento en el que influyen factores biológicos, psicológicos, sociológicos, culturales y filosóficos. En numerosos casos la decisión de quitarse la vida aparece como un comportamiento funcional, para poner fin a situaciones de sufrimiento y tensión que se han convertido insoportables para la persona que las padece.

Los signos de la cultura de la muerte están presentes en nuestros días.  Los signos del engaño saltan a la vista. El juego de la ballena azul se presenta como algo divertido,  bueno y bello.  Basta “conectarse” a la red para verse atraídos por la imagen de una mujer bella, dar clic y quedarse, quizás, atrapados en un punto de no retorno. Las víctimas de este juego son los vulnerables.

Como dijo el Papa Francisco en su Conferencia Internacional para la Paz, “Es necesario acompañar y ayudar a madurar a las nuevas generaciones para que,  ante la lógica incendiaria del mal, respondan con el paciente crecimiento del bien: jóvenes que, como árboles plantados, estén enraizados en el terreno de la historia y, creciendo hacia lo alto y junto a los demás, transformen cada día el aire contaminado de odio en oxígeno de fraternidad. Tenemos el deber de quitar la máscara a los vendedores de ilusiones sobre el más allá, que predican el odio para robar a los sencillos su vida y su derecho a vivir con dignidad transformándolos en leña para el fuego y privándolos de la capacidad de elegir con libertad y de crecer con responsabilidad.”

Recomendaciones para enfrentar el desafío actual

  • Lo primero que hay que tener en cuenta es que vivimos en un “cambio de época”, el cual según el Papa Francisco, afecta a todos los niveles de la vida humana. Los avances de la ciencia, la tecnología y los medios de comunicación obligan a poner atención en sus alcances y limitaciones.
  • Recuerda que el Internet y las redes sociales pueden ser instrumentos de comunicación útiles para acercar a los miembros de la familia en la distancia y los contactos pueden ayudar a resolver dificultes, sin embargo, no sustituyen la necesidad de un diálogo y contacto más personal y profundo que las personas necesitan.
  • Es importante no ignorar los riesgos de las nuevas formas de comunicación para los niños y adolescentes. Asimismo, es importante que exista una adecuada educación en el uso de estos dispositivos, para que con ello el joven comprenda el alcance de sus acciones y desarrolle un sentido de responsabilidad.
  • Por su parte, los padres deben actualizarse en estos medios y comprender cuáles son los entretenimientos de sus hijos para de esta manera guiarlos con adecuada vigilancia.
  • Ser cercanos a nuestros hijos, sobre todo cuando estos son niños. Ellos son unos excelentes observadores, pero debido a su inmadurez, no son buenos intérpretes. Debido a sus impresiones e interpretaciones, la mayoría de los niños se sienten rechazados y es por esto que los padres de familia deben estar presentes y saber que la madurez toma tiempo e un proceso complejo de asimilación en el que la paciencia y la comprensión son indispensables. Transmitir de manera constante y segura, el amor incondicional por el hijo redunda en su madurez.
  • Tomar en cuenta que ante cualquier dificultad o problema que se vive es importante saber pedir ayuda.
  • La familia deberá ser un lugar de apoyo, de guía, de acompañamiento y que reinvente sus métodos y recursos. En ella recae la responsabilidad sobre quien entrará a la casa y a qué entretenimientos y diversiones los hijos tendrán acceso.
  • Los padres deben orientar y prevenir a los niños y adolescentes para que sepan afrontar situaciones donde puede haber riesgos, por ejemplo de abusos, de agresiones, de acosos, de drogadicción, etc.  Hablar de ello en casa y anticiparse a estas situaciones ayuda y prepara al hijo a enfrentar de manera familiar estas situaciones cuando se presentan.
  • Los padres de familia también necesitan ser educados para educar. Ellos también han de apoyarse en una red de amigos, instituciones educativas y recreativas que complementen su labor educativa.

¿Cómo prevenir el suicidio?

Es importante concluir que el suicidio responde al deseo de poner fin a un sufrimiento del alma que se experimenta como insoportable, doloroso y sin salida.  No es una solución.  Suceden en momentos de crisis.  Antes del suicidio existen signos que lo anuncian.  Es importante atenderlos y afrontarlos con seriedad, pidiendo ayuda a los especialistas ante los primeros signos.

Recordemos que siempre hay una solución para afrontar el problema que se vive.  No importa la severidad o daño que se vive, existe una solución al problema que se plantea. Muchas personas creen que no hablando del problema que los aqueja es la forma en como desaparece.  Esto en realidad agrava el problema.  Es importante no tener miedo y hablar de aquello que nos preocupa y estimular a que en casa exista libertad para hablar de todos los sentimientos, sin censuras o eliminaciones.

Los sentimientos suceden sin que podamos evitarlo, sin embargo, nosotros decidimos cómo responder a ellos. Es vital aprender a identificarlos y a expresarlos adecuadamente.  Es un trabajo que no realizamos solos sino ayudados por una relación, la cual es representada por nuestra familia y el gran amor que nos une a ella.

 

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios