¿Cómo llevar una dieta con más verduras y menos carne?

Por: CHRISTUS MUGUERZA
Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

De acuerdo a la OMS, la carne roja y procesada aumentan el riesgo de desarrollar cáncer, una manera de reducir esta probabilidad es equilibrar su consumo y comer más saludable, hoy te decimos cómo lograrlo.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de carne varía en cada país. De esta manera, en algunas regiones el 100 por ciento de las personas consumen carne roja, mientras que en otras el consumo es mínimo.


Según el reporte Perspectivas Agrícolas 2016-2025 emitido por la OCDE y la FAO, el consumo de carne de res, aumentará un promedio anual de 1.3 por ciento entre 2017 y 2025, para ubicarse en 77.5 millones de toneladas alrededor del mundo. En México, entre 2007 y 2016, el consumo nacional de carne de res se contrajo a 0.9%, sin embargo, se estima que durante 2017 el consumo incremente a 1.1%, lo cual equivale a 1.83 millones de toneladas. 

En base a información del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de carne roja como la de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra es probablemente carcinógena para los humanos, lo que puede ocasionar principalmente cáncer colorrectal, de páncreas y de próstata.

Este mismo organismo sostiene que las carnes procesadas, es decir, aquellas que han sido transformadas mediante métodos como el de salazón, curado, fermentación y el ahumado, han sido calificadas por el CIIC como totalmente cancerígenas y provocar principalmente cáncer colorrectal.

De acuerdo a los expertos del CIIC cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%.

Entonces, ¿por qué consumimos tanta carne roja y procesada? Es momento de dejar atrás este hábito, limitar su consumo e incorporar a nuestra dieta una mayor cantidad de frutas y verduras, para lograrlo Jennifer Charles, nutrióloga de CHRISTUS MUGUERZA Hospital Alta Especialidad nos comparte las siguientes recomendaciones:

  • Comienza buscando recetas donde se incorporen frutas o verduras y que no te sea tan obvio. Por ejemplo: licuados de fruta o jugos de fruta y una verdura, mezcla fruta en tu cereal o avena, agrega champiñones, cebolla, pico de gallo o espinacas a tu omelette o mézclalas con platillos a base de pastas.
  • Elige recetas que tengan de base o se sirvan sobre vegetales. Por ejemplo, las preparaciones estilo wok oriental, calabacitas al horno y ensaladas.
  • Si no tienes tiempo de lavar y desinfectar, utiliza vegetales congelados. Su practicidad hoy en día, favorecen el objetivo de incluirlas con mayor frecuencia en la dieta.
  • Haz preparaciones previas, esto te ayudará a tener siempre listo y a la mano porciones de vegetales cortados o picados para tus recetas o licuados, puedes hacer snacks de fruta o verduras y tenerlas en tu refrigerador, salsas a base de verduras, etc.
  • Considera los colores cuando elijas qué frutas o verduras agregar a tus recetas. Esto logra que tu platillo se vea apetitoso y más abundante.
En cada tiempo de comida, se recomienda que el platillo incluya: proteína, cereales y vegetales. Clic para tuitear

Cuando comas fuera de casa:

  • Puedes pedir alguna ensalada como entrada o un caldo de verduras.
  • En restaurantes puedes buscar platillos que incluyan verduras o solicitar cambiar la guarnición de papas fritas, puré o arroz por una guarnición de brócoli, zanahoria o ejotes al vapor.
  • Descubre recetas en versión vegetariana, puedes adaptarlas según tus gustos, siempre manteniendo la preparación a base de vegetales. Por ejemplo: puedes preparar una hamburguesa con hongos portobello o berenjenas (sustituyendo la carne). De esta forma, también disminuyes el consumo de carne.

Un tip extra para nuestro bolsillo sería tener a la mano o a la vista, las frutas y verduras de temporada y aprovechar los precios y disponibilidad para incluirlos en la dieta familiar.

Ahora ya lo sabes, reduce la ingesta de carne roja y procesada e incrementa el consumo de frutas y verduras, esto te ayudará a llevar una vida más saludable.


Alimentación saludable con Jennifer Charles

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios