Bronquiolitis

administrador
Por: CHRISTUS MUGUERZA
Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

Es la inflamación del los bronquiolos (vías aéreas más pequeñas que se ramifican a partir de la vía aérea principal), por lo general causada por una infección viral. Usualmente, la enfermedad afecta a los niños menores de dos años, con una edad pico entre tres y seis meses. Es una enfermedad común y algunas veces severa. La bronquiolitis también puede ser causada por el virus de la influenza y por los adenovirus.

 

Se contagia de una persona a otra por el contacto directo con las secreciones nasales o a través de gotitas transmitidas por el aire.

Síntomas

La bronquiolitis comienza como una infección de las vías respiratorias superiores leve que en dos o tres días se convierte en una condición de creciente sufrimiento respiratorio con sibilancia y una tos sibilante “forzada”. La frecuencia respiratoria se puede incrementar notablemente (taquipnea) y el niño se puede tornar irritable y ansioso. Si la enfermedad es lo bastante severa, el niño puede ponerse azul (cianótico), lo cual es indicativo de una situación de emergencia crítica.

A medida que se incrementa el esfuerzo para respirar, los padres pueden notar que las fosas nasales se dilatan con cada inspiración y que los músculos intercostales se retraen mientras el niño se esfuerza por inhalar aire. Este esfuerzo es agotador, por lo que los niños muy pequeños simplemente pueden fatigarse tanto que la respiración puede ser difícil de mantener.

Algunos factores de riesgo son:

  1. edad (menor de seis meses).
  2. ausencia de lactancia materna.
  3. nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas de gestación).
  4. exposición al humo del cigarrillo.
  5. condiciones de hacinamiento.

Acude al médico o a consulta de urgencias en caso de:

  • tener un resfriado que empeora repentinamente
  • desarrollar respiración superficial y rápida
  • experimentar aleteo nasal y/o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar
  • tener dificultad respiratoria
  • desarrollar un color azulado en la piel, uñas o labios
  • Volverse letárgico

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios