Enfermedades cardiovasculares: Un mayor riesgo para las mujeres

administrador
Por: CHRISTUS MUGUERZA
Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

¿Sabías que por mucho tiempo se consideró a las enfermedades cardiovasculares como algo exclusivo de los hombres? Esto ocasionaba que, al ser diagnosticadas con algún problema cardiaco, la enfermedad en las mujeres se encontrara en un estado más avanzado. Ahora, gracias al avance de la medicina, sabemos que estas no distinguen sexo, raza o nacionalidad.


Existen tres enfermedades del corazón que afectan mayormente a las mujeres:

Enfermedad coronaria

Es una afección en la que un material llamado placa –formado por grasas, colesterol, calcio y otras sustancias- se deposita en las paredes internas de las arterias coronarias. Estas arterias llevan sangre rica en oxígeno al corazón, y cuando la placa se deposita en las arterias produce aterosclerosis.

La placa hace estrechas las arterias coronarias y reduce el flujo de sangre rica en oxígeno que llega al corazón. Cuando esto sucede, puede producirse un dolor en el pecho o malestar llamado angina. Si la placa se rompe, en su superficie puede formarse un coágulo de sangre que puede bloquear el flujo de sangre que pasa por una arteria coronaria.

Esta es la causa más frecuente del ataque cardíaco, además puede causar otros problemas graves del corazón, como insuficiencia cardíaca, latidos irregulares llamados arritmias y paro cardíaco súbito.

Enfermedad coronaria microvascular

Es una enfermedad que afecta las arterias coronarias más pequeñas. En ella, las paredes de las arterias diminutas del corazón están lesionadas o enfermas. Muchos investigadores creen que el descenso en las concentraciones de estrógenos durante la menopausia, además de los factores tradicionales de riesgo, pueden causarla.

Síndrome del corazón roto

En este síndrome el estrés emocional extremo puede causar una insuficiencia grave (pero a menudo de corta duración) del músculo cardíaco. El síndrome del corazón roto se conoce también como miocardiopatía por estrés o miocardiopatía de takotsubo, en este no hay indicios de arterias bloqueadas en el corazón y la mayoría de las personas tienen una recuperación completa y rápida.


Es importante conocer los factores de riesgo y entender la importancia de realizar cambios en el estilo de vida que ayuden a reducirlos. La raza, la edad y los antecedentes familiares de enfermedades del corazón no pueden alterarse, sin embargo, otros factores de riesgo pueden modificarse o eliminarse tomando decisiones informadas sobre la salud cardiovascular:

El hábito de fumar

Es uno de los principales factores de riesgo, pues reduce los niveles de colesterol bueno, aumentando así el riesgo cardiovascular. El consumo de cigarrillos ha demostrado aumentar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o cerebral. Afortunadamente, los fumadores pueden reducir inmediatamente su riesgo de sufrir un ataque cardíaco si dejan de fumar.

La presión arterial alta, o hipertensión

Es una enfermedad silenciosa. Sin tratamiento, aumenta el esfuerzo del corazón, acelera el proceso de endurecimiento de las arterias (aterosclerosis) y aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, un ataque cerebral y una insuficiencia renal. Aunque no puede curarse, sí puede controlarse con dieta, ejercicio y, de ser necesarios, medicamentos. La hipertensión es un factor de riesgo que está presente toda la vida y requiere un control eficaz a largo plazo. Eso implica, entre otras cosas, tomarse periódicamente la presión arterial y recibir los medicamentos adecuados.

Los niveles de colesterol

También están relacionados con el riesgo cardiovascular de una persona. Los médicos se fijan en la relación que existe entre los niveles de LDL, HDL y las grasas denominadas “triglicéridos”, y la relación entre éstos y el nivel de colesterol total.

Antes de la menopausia, las mujeres tienen niveles más elevados de colesterol que los hombres porque el estrógeno aumenta los niveles de HDL en la sangre. Cuanto más elevado el nivel de HDL de la mujer, menor será la probabilidad de que sufra un episodio cardiovascular tal como un ataque cardíaco o cerebral.

Después de la menopausia, los niveles de HDL suelen bajar, incrementándose así el riesgo cardiovascular. Los niveles de colesterol HDL y LDL pueden mejorarse con dieta, ejercicio y, en casos graves, medicamentos reductores del colesterol.

La obesidad

Es un importante factor predisponente para las enfermedades del corazón, especialmente en las mujeres. También es importante el lugar del cuerpo donde se acumula la grasa. Las mujeres que tienen mucha grasa en la cintura tienen un mayor riesgo que las que tienen grasa en las caderas. Un plan de dieta y ejercicio aprobado por el médico es la mejor manera de adelgazar sin riesgo.

La diabetes

El mayor riesgo que la diabetes implica puede ser el hecho de que la mayoría de los pacientes diabéticos suelen ser sedentarios y tener sobrepeso, niveles elevados de colesterol y más probabilidades de sufrir de hipertensión arterial.

La inactividad física

El ejercicio reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o cerebral, aumenta los niveles de colesterol HDL, normaliza la glucosa, reduce la presión arterial, aumenta la flexibilidad de las arterias y reduce el estrés mental.

El consumo excesivo de alcohol

Puede contribuir a la obesidad, elevar los niveles de triglicéridos y la presión arterial, causar una insuficiencia cardíaca y contribuir a un ataque cerebral. Para las mujeres, una cantidad moderada de alcohol sería un promedio de una bebida por día.

El estrés

Se considera un factor contribuyente al riesgo cardiovascular en ambos sexos, aunque los investigadores aún no entienden perfectamente su relación con las enfermedades del corazón. Sin embargo, el estrés puede contribuir a otros factores de riesgo, tales como el hábito de fumar o de comer de más.


Muchos factores de riesgo que contribuyen a las enfermedades del corazón pueden controlarse. Dejar de fumar, adelgazar, hacer ejercicio, reducir el colesterol y la presión arterial, controlar la diabetes y reducir el estrés son objetivos que toda mujer puede lograr.

¿Conoces alguna otra forma de prevenir enfermedades del corazón? ¡Cuéntanos en los comentarios! No olvides compartir esta información con los que más quieres para juntos cuidar nuestro corazón.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios