¿A dónde se fue mi dinero?

administrador
Por: CHRISTUS MUGUERZA
Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

El comienzo del año es de propósitos: dieta, ejercicio, ser mejor persona. Sin embargo, muy pocas veces nos proponemos mejorar nuestros hábitos económicos, lo cual debería ser casi obligado para esta época del año.

A continuación te presentamos los errores más comunes a la hora de administrar nuestras finanzas, y si cometes uno que otro, te presentamos el mejor consejo para evitarlo.

1. No establecer un plan financiero.

Sin un plan, falta un objetivo, lo que no te permite ver cuánto es lo que necesitas ahorrar para tal o cual cosa. Pero si llevas todo por escrito, sabrás exactamente si te alcanza o no y cuándo puedes hacer el gasto.

¿Cómo empiezo un plan financiero? Establece lo básico: lo qué es importante para ti se convierte en tu meta financiera. Analiza el dinero y tiempo que deberás ahorrar para lograrlo y empieza cuanto antes.

2. No llevar un historial de gastos.

Lo peligroso de las compras pequeñas e “insignificantes” a primera vista es que las olvidamos al momento en que las hacemos, pero sumadas a largo plazo pueden representar una seria cantidad de nuestro ingreso mensual; a esto le llaman el “hoyo negro” del ingreso.

Evita este error comenzando con un sistema para el conteo de tus gastos, de manera que puedas visualizar fácilmente a dónde se va tu dinero. Una app en tu celular podría resultarte muy útil

3. Comprar cosas que no alcanzan.

Muchas veces no alcanzamos a apreciar la diferencia entre una necesidad y un deseo, lo que lleva al problema de gastar más de lo que ganamos.

Es fácil, monitorea tus gastos y limita tus deseos de compras. No hay que intentar igualar el estilo de vida de otros, pues no conocemos sus estados financieros.  Lo mejor es estar conscientes de cuánto dinero entra y cuánto sale.

4. Depender de las tarjetas de crédito.

El hacer uso excesivo de la tarjeta de crédito significa correr el riesgo de gastar mucho más de lo posible, incrementando de manera peligrosa nuestra acumulación de deuda.

Las tarjetas de crédito son una buena herramienta, siempre que sepamos cuándo y para qué usarlas. No dependas de tu crédito para cualquier compra, puedes empezar cambiando a un presupuesto de sólo efectivo por un tiempo, de esta manera podrás visualizar mejor el manejo de tu dinero.

5. No planear un fondo de ahorro para emergencias.

Los gastos inesperados pueden llegar a afectar nuestras finanzas, por más que intentemos evitarlos, saldrán en el momento más inoportuno. No tener dinero apartado en caso de emergencia podría traer muchas deudas si algo imprevisto llega a ocurrir.

Para evitar este daño en nuestras finanzas, lo mejor es planear con tiempo. Tener un ahorro para emergencias será un alivio en caso de una falla mecánica del carro, de la casa o una emergencia médica. Los expertos financieros dicen que lo más inteligente es tener un total de seis meses de sueldo ahorrados como colchón.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios