Desgaste y dolor en la cadera, ¿cómo saber si soy candidato a una Prótesis?

Por: Dr. Víctor López Valerio
Traumatólogo y ortopedista en CHRISTUS MUGUERZA Hospital Conchita
Desgaste y dolor en la cadera, ¿soy candidato a una Prótesis?

La cadera es una de las articulaciones más grandes del cuerpo, está formada por dos huesos que son el acetábulo y el fémur.

Dichos huesos en su superficie están recubiertos por cartílago, el cual hace que haya menos fricción en la articulación y favorece la movilidad de la cadera.

El dolor de la cadera puede deberse a muchas causas, algunas de ellas pueden ser:

  • Osteoartrosis (daño del cartílago). Es el desgaste del cartílago que sufren, generalmente, pacientes de más de 60 años, puede aparecer antes si hay familiares con esta enfermedad. El cartílago pierde su poder amortiguador lo cual provoca el “choque de hueso con hueso”, lo que ocasiona dolor y pérdida de la movilidad en la cadera.
  • Artritis Reumatoide. Es una enfermedad autoinmune, es decir, las células son atacadas por el mismo sistema, esto daña directamente el cartílago y ocasiona su desgaste e inflamación, que causan dolor y rigidez en la cadera.
  • Artritis Postraumática. En algunas ocasiones los traumatismos recurrentes, o fracturas en la cadera dañan el revestimiento del hueso causando desgaste temprano de la articulación de la cadera.
  • Necrosis Avascular. Tiene lugar cuando hay menor aporte de sangre a la cadera, se presenta con enfermedades metabólicas como la diabetes, o el uso de ciertos medicamentos por periodos prolongados.
  • Enfermedades de la cadera durante la infancia. Padecimientos  durante la infancia como infecciones o displasias, traen consecuencias en la edad adulta pues ocasionan un daño en la articulación. Son poco frecuentes, pero cuando aparecen dañan severamente el cartílago y la función de la cadera.

¿Qué tratamiento seguir?

Siempre es importante una valoración con un Traumatólogo Ortopedista quien deberá  hacer una exploración física al paciente, seguida de una serie de preguntas al paciente sobre el inicio y características de su dolor. Asimismo deberá practicarle estudios de imagen como radiografías y/o resonancia magnética, y en base a ello determinar un diagnóstico.

Si el daño es severo y ya se han probado tratamientos conservadores sin éxito, entonces lo ideal es someter al paciente a un reemplazo de cadera (prótesis de cadera), una cirugía cada vez más segura y con muy buenos resultados.

¿En qué consiste el reemplazo de cadera?

Consiste en cambiar la superficie de la cadera, donde está dañado el cartílago, por un implante metálico, y mejorar la función. Gracia a esta cirugía se elimina el dolor y se hace funcional de nuevo al paciente.

Recomendaciones

Platique con su cirujano ortopédico, él deberá revisar los resultados de su evaluación con usted y determinar si la prótesis de cadera es el mejor método para aliviar el dolor y mejorar su movilidad.

La mayoría de las personas que se someten a cirugía de reemplazo de cadera experimentan una disminución en su dolor y una mejoría en su capacidad de realizar las actividades diarias.

Aunque un remplazo de cadera es una cirugía invasiva y que conlleva un periodo de recuperación de poco más de dos meses, es una buena opción para devolver la calidad de vida a las personas, por lo que debe tomarse en cuenta.

¿Te gusto este artículo? Compártenos tu opinión en la sección de comentarios y no olvides hablar de esta información con quienes más quieres.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios