Cuida el desarrollo neurológico de tu hijo en 4 pasos

Por: Dr. Juan Carlos Contreras Esquivel
Neurólogo Pediatra de CHRISTUS MUGUERZA Hospital del Sur

Un aspecto muy importante en todo niño sano, es el desarrollo neurológico o neurodesarrollo, pero hablar sobre esto en forma breve no es fácil debido a lo complejo y a la gran cantidad de información que existe sobre este tema; sin embargo, existen varios puntos básicos que favorecerán a que se tenga un buen inicio del neurodesarrollo y signos de alarma, que pueden ser el indicador de un problema serio en el futuro.

Nuestro sistema nervioso o cerebro como comúnmente lo llamamos, no tiene una marca comercial como la tecnología, está hecho a partir de un diseño genético estándar y originalmente perfecto, listo para desarrollarse en forma progresiva. Desgraciadamente, existen muchos factores como la modificación del medio ambiente, la contaminación (del aire, tierra, agua, etc), la exposición a microorganismos, a fármacos y pesticidas, a drogas, a la tecnología y por supuesto los cambios en nuestra alimentación; que en conjunto, a través de los siglos, han modificado este diseño genético generando fallas en su estructura y funcionamiento, que nos han ocasionado trastornos del neurodesarrollo como los problemas de lenguaje, conducta, aprendizaje y el autismo, etc., así como enfermedades neurológicas como la epilepsia.

Hay muchas cosas que se pueden hacer para lograr tener un niño sano, estando dentro de los cuidados que favorecen al desarrollo físico y del sistema nervioso, lo siguiente:

  1. La alimentación

Éste es el aspecto más importante, empieza desde el nacimiento con la lactancia materna, la cual nunca podrá ser sustituida por ninguna fórmula láctea infantil, ya que no sólo nutrirá físicamente al bebé, sino que le aportará los nutrientes indispensables para el inicio de un buen desarrollo neurológico, además de que es el inicio de una estimulación temprana de alta calidad, ya que el bebé recibirá los primeros estímulos en lo afectivo, motriz, visual, social y auditivo, por lo que deberá siempre hacerse hasta lo imposible por ofrecer la lactancia materna.

Después de la lactancia, llegará el momento de iniciar su alimentación complementaria o ablactación, con la introducción de vegetales, frutas, cereales, carnes, etc., que será en forma secuencial y a partir de la edad que lo indique su pediatra, siendo esta etapa muy importante para continuar con el buen desarrollo físico y del sistema nervioso del niño.

 

  1. La estimulación

Ésta la podemos ofrecer a los niños en la casa, sin la necesidad de hacer cosas sofisticadas. Se puede realizar desde la etapa de recién nacido, estimulando el contacto físico, visual, verbal y afectivo con el trato diario del niño, pero tratando de hacerlo de manera algo intencionada, realizándolo en diferentes momentos, como puede ser a la hora del baño, al alimentarlo, de dormir, de realizar actividades académicas, de vestirse o de simplemente estimular el desarrollo haciendo uso de los juegos sencillos o tradicionales e interactivos y el uso de materiales de estimulación (de preferencia no tecnológicos) que se deberán elegir de acuerdo a la edad del niño.

Dentro de este aspecto también está la opción de asistir a centros de estimulación temprana, lo cual no significa que con esto tendremos a un niño más desarrollado o más inteligente, pero si podemos asegurar que progresivamente se cumpla con el desarrollo esperado para su edad, así como el detectar algún déficit y muchas veces ayudar a mejorar o resolverlo.

 

  1. Evitar intoxicaciones y accidentes

Las intoxicaciones y los accidentes, son frecuente que ocurran debido a la naturaleza exploradora de los niños. Podemos tener las intoxicaciones progresivas crónicas por chupar objetos con pintura y superficies de plástico tóxicos, exponiéndose a residuos de plomo y otras substancias como el Bisphenol, así como la ingesta de sustancias tóxicas mal almacenadas, todo esto es tóxico para el sistema nervioso.

Otra cosa que hay que evitar es usar pasta dental con flúor, cuando se trata de niños pequeños que aún no saben escupir y degluten parte de la pasta durante cierto tiempo considerable, esto puede llegar a ser tóxico. Los traumatismos en cabeza son otra condición que, dependiendo de la magnitud o frecuencia, pueden llegar a ocasionar un daño neurológico inmediato o tardío con una posible repercusión futura en el desarrollo, por lo que se deberá tener cuidado de este tipo de exposiciones o accidentes.

 

  1. Cumplir con el esquema de vacunación

Esto nos ayudará a prevenir enfermedades que directa (como una meningitis) o indirectamente (como una neumonía complicada), pueden tener una futura repercusión neurológica.

¿Cuáles son las señales de alarma de una falla en el neurodesarrollo del niño?

Finalmente puede ser que las condiciones anteriores no se tengan como factores de riesgo, pero aun así puede presentarse alguna falla en el neurodesarrollo, esto a consecuencia de un déficit genéticamente predeterminado y/o factores de riesgo indeterminados, por lo que es muy importante estar al pendiente de los siguientes signos de alarma:

  • Falta de contacto visual.
  • Falta de firmeza o fuerza muscular.
  • Retraso en el gateo o la marcha.
  • Aparentar no escuchar o ser muy sensible a los sonidos o ruidos.
  • Auto agredirse.
  • Presentar irritabilidad, angustia o nerviosismo exagerado.
  • Falta de atención.
  • Alteraciones en el patrón de sueño.
  • Fallas en el aprendizaje para la edad del niño.
  • Presencia de conductas repetitivas sin sentido y movimientos anormales.
  • Tener una alimentación irregular o muy selectiva.
  • La falta de sonrisa social.
  • Retardo y/o retroceso en el lenguaje.
  • Llanto excesivo y sin motivo aparente.
  • Falta de interés por los juegos, indiferencia o aislamiento.
  • Fallas en la socialización con otros niños.

Ante lo anterior y, en general, ante cualquier situación que a los padres no les parezca normal, será necesario acudir con su pediatra o neurólogo pediatra, para evaluar, estudiar, detectar y tratar a una edad temprana algún problema en el neurodesarrollo.

 

También puedes leer: ¿Cómo beneficia la estimulación temprana a mi hijo? 

 

 

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios