Cuando se trata de cáncer, la alimentación sí importa

administrador
Por: CHRISTUS MUGUERZA
Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

Por: Lorena Julian y Valeria Nichele

¿Sabías que tu dieta puede hacer una gran diferencia en la historia del cáncer? Algunos alimentos incrementan el riesgo de padecer esta enfermedad, mientras que otros ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. Seleccionando los alimentos correctos puedes prevenirlo.

Es muy importante que la mayoría de alimentos que consumimos vengan directamente de las plantas y no hayan sido procesados o modificados por el hombre, ya que generalmente éstos sólo contienen altos contenidos de sodio, azúcar, grasas y calorías.

Los alimentos que provienen directamente de las plantas, como las leguminosas, frutas, verduras y cereales tienen menos grasa.

Cuando vayas a revisar las cantidades no olvides que los productos lácteos, carne, pollo y pescado no deben ocupar más de 1/3 del plato y los 2/3 restantes deben ser de granos enteros, frutas, leguminosas y abundantes verduras.

Tips para consumir los alimentos en su forma natural:

  • Cambia el puré de tomate envasado por jitomate natural
  • Cambia los jugos enlatados o refrescos por una fruta
  • Cambia las galletas por un plato de avena natural

Tips para el cuidado de la alimentación en cáncer:

  • Dietas con bajo contenido en grasa
  • Restricción de lactosa
  • Administración de probióticos
  • Empleo de enzimas pancreáticas
  • Uso de dieta ele
  • Consumo de Omega 3 (en almendras o suplementos)
  • Consumo de antioxidantes (vitamina A, E y C)
  • Ácido fólico (presente en las hojas verdes)

 Ejemplo de menú para prevenir el cáncer:

  • Desayuno. Un plato de avena acompañado de frutas y semillas, como nueves o almendras.
  • Comida. Ensalada que contenga leguminosas y verduras. Si consumirás arroz o pasta, prefiere los integrales e incluye una porción de 100 a 120 gr. de proteína, de preferencia evitando la carne roja.
  • Colaciones. Procura comer frutas o verduras crudas para evitar la pérdida de vitaminas y minerales.
  • Cena. Selecciona algo ligero, como un sándwich o una ensalada de verdura.

Lo que comemos o dejamos de comer tiene un impacto directo en nuestro organismo, incluyendo el riesgo de cáncer. Sin saberlo, muchas veces estamos eligiendo alimentos que nutren a las células cancerígenas. La mejor dieta para  esta enfermedad es una variada en verduras, frutas y granos integrales.


Lorena Julián y Valeria Nichele


Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios