Control prenatal, un método para cuidar a tu bebé desde el vientre

Por: Dr. Salvador  Martínez Miralda
Ginecología y Obstetricia | Medicina materno-fetal en CHRISTUS MUGUERZA Hospital UPAEP | Consultorio 103

El embarazo es una de las etapas más hermosas por las que puede atravesar una mujer, sin embargo esto no evita que algunas mamás se preocupen por el desarrollo de su hijo y es por eso que existe el denominado control prenatal, pero ¿qué es? a continuación te lo explicamos.

El control prenatal es el conjunto de acciones destinadas a la  prevención, diagnóstico y tratamiento de factores relacionados con la mortalidad materna y fetal.  En la mayoría de los casos es simple y no requiere infraestructura de alto costo y pese a ello con el control prenatal se obtienen grandes beneficios, tales como:

  • Reducción de la morbilidad y mortalidad materna
  • Identificación de factores de riesgo en la Salud del bebé o de la madre
  • Posibilidad de realizar acciones preventivas y terapéuticas en caso de ser necesario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las mujeres embarazadas deben tener por lo menos cinco consultas de control prenatal, preferentemente de la siguiente manera:

  • Al tener de 4 a 28 semanas de gestación: Cada 4 semanas
  • Al tener de 28 a 36 semanas de gestación: Cada 2 semanas
  • Al tener de 36 a 40 semanas de gestación: Cada 7 días

En la primera consulta, independientemente del tiempo de gestación, se deben identificar los factores de riesgo que pueden evitarse, tales como:

  • Exposiciones laborales a tóxicos, químicos, incluyendo agentes anestésicos y solventes.
  • Enfermedades infecciosas.
  • Trabajar más de 36 horas por semana o 10 horas por día.
  • Posición de pie por tiempo prolongado (más de 6 horas por turno).
  • Levantar objetos pesados.
  • Ruido excesivo.
  • Factores combinados: más de 4 horas de pie por turno, estrés mental, trabajo en un ambiente frío o con ruido intenso.
  • Factores de riesgo para enfermedades infecciosas.
  • Enfermedades hereditarias.
  • Automedicación.
  • Historia de abuso sexual, físico o psicológico.
  • Nutrición inadecuada.
  • Ingesta de alcohol y de alguna otra droga.
  • Factores que desencadenen un parto prematuro o enfermedades de hipertensión durante el embarazo.
  • Factores de riesgo que desencadenen malformaciones.

La exploración durante una consulta de control prenatal debe incluir los siguientes puntos:

  • Cálculo de peso e índice de masa corporal en cada cita.
  • Indicador directo de dieta, hábitos y estilo de vida.
  • Medición del fondo uterino en cada consulta a partir de las 24 semanas de gestación.
  • Indicador de probable restricción en el crecimiento intrauterino.
  • Sensibilidad al 80 por ciento.
  • Toma de presión arterial.
  • Revisar la frecuencia cardiaca fetal en cada consulta a partir de la semana 12 o 14 con usg Doppler o de la semana 18 o 20 con fetoscopio.

Los exámenes de laboratorio que deben realizarse son:

  • Pruebas de tamiz para detectar anemia en la primera consulta y a la semana 28.
  • Asociación de parto prematuro y bajo peso al nacer con niveles de hemoglobina de 8.5  a 10.5 gramos por decilitro.
  • En la primera consulta solicitar VDRL y ofrecer análisis para detección de VIH (que deben repetirse en caso de que la paciente o su pareja refieran conductas de riesgo).
  • Detección de bacterias que no presentan síntomas de la semana 14 a la 16.
  • Solicitar grupo de sangre y Rh desde la primera consulta.
  • Es recomendable la aplicación de profilaxis anti-D a toda mujer Rh negativo no sensibilizada.
  • Solicitar índices de glucemia al inicio de la gestación.
  • Realizar tamiz de diabetes gestacional de la semana 24 a la 28.      

Existen otros análisis que se solicitan en casos especiales:

  • Detección de vaginosis bacteriana asintomática
  • Tamiz de rutina para Citomegalovirus y Toxoplasmosis
  • Detección de hepatitis C por deficiencia evidente (sólo en casos de alto riesgo)

Existen algunas recomendaciones de Nutrición para esta etapa:

  • Ganancia de peso recomendado en embarazo normoevolutivo: de 5 a 16 kilogramos.
  • Se recomienda incremento de 300 kilocalorías por día, por arriba de sus necesidades previo al embarazo.
  • Ingesta de ácido fólico previo a la gestación y hasta las 12 semanas de gestación: uno o cuatro miligramos al día, en caso de que exista algún defecto tubo neural.

Modificaciones para el estilo de vida durante el embarazo:

  • No existe contraindicación si es moderado
  • No recomendables mayores de 2 horas en el tercer trimestre, ya que existe riesgo de trombosis.
  • Relaciones Sexuales. No existe evidencia para su contraindicación

Podemos  concluir que los objetivos principales del control prenatal son prevenir, diagnosticar y tratar las complicaciones del embarazo y para que el control prenatal garantice los resultados favorables es necesario que se realice de manera temprana,  que sea periódico, completo, eficiente, eficaz y de alta cobertura, para de esta forma identificar los factores de riesgo, los cuales en la mayoría de las veces pueden preverse e incluso modificarse.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios