Baños de sol, ¿un buen remedio contra la Ictericia Fisiológica?

administrador
Por: CHRISTUS MUGUERZA

Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

Seguramente has escuchado hablar sobre la Ictericia Fisiológica la cual ataca a los recién nacidos y también sobre los baños de sol, pero ¿qué son?, a continuación te lo explicamos.

La Ictericia Fisiológica es la coloración amarilla que presentan los recién nacidos y que aparece cuando los niveles en sangre de Bilirrubinas son más de 5 miligramos por decilitro, que inicia a partir del segundo o tercer día y desparece entre la cuarta y sexta semana de vida.

La Ictericia se debe a la destrucción de los glóbulos rojos (eritrocitos), los cuales tienen una vida media menor comparada a los del niño mayor o adulto.

Cuando el recién nacido presenta una coloración amarilla en las primeras 24 horas de vida, habría que descartar incompatibilidad a grupo y RH, algún medicamento que la mamá tomó durante el embarazo y que no fue indicado por su médico, enfermedades congénitas como pueden ser complejo TORCH que comprenden cinco enfermedades:  Toxoplasma, Sífilis, Rubeola, Citomegalovirus, Hepatitis B o Herpes; las cuales requieren manejo inmediato con fototerapia, que es una luz blanca o de fibra óptica que permite la eliminación de la bilirrubina mediante la orina y el excremento.

Existen criterios de Ictericia Neonatal fisiológicos los cuales tienden a aparecer al segundo día de vida y pueden llegar a arrojar cifras en sangre de 13 miligramos por decilitro de bilirrubinas, en recién nacidos de término alimentados con fórmulas infantiles, y de 17 miligramos por decilitro en bebés alimentados con seno materno, esto último es debido a que hay factores de la leche materna que bloquean ciertas proteínas en el hígado, en estas situaciones no requieren de tratamiento, únicamente un seguimiento durante la valoración del niño sano a los ocho días y al mes de su nacimiento.

Existen creencias o tabúes en los cuales las madres por iniciativa propia o sugerencias de la familia, realizan los denominados baños de sol a sus hijos pensando que por este mecanismo la coloración amarilla desaparecerá.

Pese a ello, la Academia Americana de Pediatría desde el 2004 no recomienda este tipo de procedimientos antes de los seis meses, ya que no tienen ningún efecto deseable como herramienta terapéutica, hay que recordar, que a esa edad,  la piel es mucho más delgada y con PH altos que impiden tener una barrera adecuada contra infecciones, además de que existe un mayor riesgo de bronceado y quemaduras. Aunque el sol tiene efectos benéficos en el organismo como el suministro de Vitamina D, y de endorfinas, que son neurotransmisores con múltiples funciones importantes para el organismo, también puede crear una paradoja entre los riesgos y beneficios.

Si realizarás un baño de sol a tu hijo toma en cuenta lo siguiente:

  • Coloca al bebé a ciertas horas del día, antes de las 10 horas y después de las 17 horas, ya que estos son los horarios en que el sol tiene menos efectos indeseables.
  • Procura mantenerlo sin ropa, únicamente con pañal.
  • Trata que el tiempo en que se le dará el baño de sol sea de 10 minutos boca arriba y 10 minutos boca abajo.
  • Evita la aplicación de aceites y cremas.

Ahora que ya conoces sobre la Ictericia y los baños de sol esperamos esta información sirva para cuidar la salud de tu bebé, pero recuerda que siempre es importante la opinión de un especialista y con ello vivir una de las mejores etapas de la vida, el ser madre.

¿Conoces algún otro padecimiento que dañe a los bebés? Cuéntanos en los comentarios y no olvides compartir esta información con los que más quieres.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios