7 razones por las que tu dieta no está funcionando

administrador
Por: CHRISTUS MUGUERZA
Comprometidos con la Salud y el Bienestar de las comunidades desde hace más de 100 años. Queremos que tu vida entera esté llena de experiencias memorables.

¿Llevas ya un tiempo considerable con un nuevo régimen alimenticio y sientes que no está dando resultados? Cuando se trata de bajar de peso hay dos factores igual de importantes para considerar: Primero, adoptar una nueva y saludable alimentación, sin embargo no podrás lograr nada sin el segundo factor: dejar atrás los hábitos poco saludables que tienden a estancarnos.

Existen cosas que hacemos cotidianamente y que pueden estar deteniendo los progresos de tu nueva vida saludable. Si logras romper son ellos, es más probable que veas resultados de todo el esfuerzo que estás haciendo. ¿Quieres saber cuáles son? Mira:

Tomar alcohol muy seguido

En muchas personas la ingesta de alcohol tiene un efecto dominó: Después de un trago se disminuyen las inhibiciones y el apetito se dispara. Además de las calorías de tu bebida, alimentarte de forma inconsciente puede estar perjudicando a tu cuerpo, pues no llevas un control de las calorías que ingieres. Sé estricto cuando se trata de alcohol: ponte un límite máximo de dos bebidas y verás cómo los resultados resultan favorables para tu cuerpo.

Comer cosas “light”

Primero que nada, debes saber que estos alimentos están empacados con muchos aditivos, por lo que no son nada naturales ni benéficos para tu cuerpo. Además, muchos de ellos no sacian tu apetito, por lo que la mayoría de las veces te ves en la necesidad de comer algo más para calmar el hambre, lo que resulta en una ingesta mayor de calorías. Olvídate de todos estos productos y elige las cosas naturales en cantidades moderadas.

Comer demasiados alimentos saludables

Es un momento maravilloso cuando por fin te enamoras de los vegetales, los granos enteros y especialmente del aguacate. ¡Claro que lo más recomendable es comer saludable todo el tiempo! Pero recuerda que los excesos son un riesgo para tu Salud: está bien desayunar un sándwich y un poco de fruta, pero añadirle un cereal con leche y un smoothie es demasiado, pues es similar a desayunar dos veces. Para prevenir esto, escucha a tu cuerpo y mide las porciones de lo que comes.

Saltarse comidas

Pasar largos periodos sin alimento puede atraer dos efectos que te aseguramos no querrás ver: el primero es que quemarás menos calorías, pues tu cuerpo tratará de guardar las reservas; el segundo es que aumentarás la probabilidad de comer demasiado por la noche, que es lo menos recomendable. Una buena forma de medir tu alimentación es asegurarte de hacer comidas más fuertes cuando vayas a tener horas de actividad intensa y hacer comidas más ligeras cuando vayas  a pasar más tiempo en actividades que demandan poco esfuerzo, por ejemplo dormir.

Contar calorías

Está bien tener un conteo de lo que ingieres, ¡pero no te obsesiones con ello! Contar las calorías todo el tiempo puede estresarte, provocar ansiedad y sabotear tus intentos de bajar de peso.

Evitar las grasas buenas

¡No le tengas miedo a las grasas! Al contrario de lo que se dice que es tu peor enemiga, existen grasas que sólo aportan beneficios a tu Salud: te dan sensación de saciedad, aceleran tu metabolismo y son una fuente importante de antioxidantes. No olvides añadir un poco de aguacate a tus comidas, almendras en tus licuados, aderezar tus ensaladas con aceite de oliva y disfrutar de un poco de chocolate amargo.

Comer por la emoción

No nos referimos sólo a comer cuando estás feliz, sino a permitirte ingerir comidas por cualquier tipo de emoción: aburrimiento, ansiedad, estrés, tristeza… ¡No lo hagas! Prácticamente estamos conectados a nuestros sentimientos y a la comida al mismo tiempo, pues la utilizamos como un premio después de una ida al dentista o después de una larga jornada de trabajo. ¿Qué te parece probar con otras cosas cuando te sientas superado por las emociones? Toma agua, haz un poco de ejercicio, lee o despéjate caminando.


Es importante ponernos metas, luchar por conseguirlas y ver resultados que nos motiven a seguir adelante, por eso te invitamos a dejar atrás los malos hábitos que no te permiten ver el fruto de los esfuerzos que has hecho.


¿Conoces otras razones por las que tu dieta podría no estar funcionando? ¡Cuéntanos en los comentarios!

No olvides compartir esta información con todos los que quieres para que juntos cuidemos nuestra Salud y cumplamos los propósitos de este año que acaba de comenzar.

Regístrate a nuestro Newsletter

* Campo requerido
Información de interes

Comentarios